Discusión: Del Dios Trino.
Ver post
  #3  
Viejo 30-April-2009, 17:10
Avatar de cubo
cubo cubo no ha iniciado sesión
Forista Esmeralda
 
Registrado: 18-02-08
Posts: 11,811
Predeterminado Re: Del Dios Trino.

Subordinacionismo

El subordinacionismo, por oposición al modalismo sabeliano, admite tres personas distintas en Dios, pero rehúsa conceder a la Segunda y Tercera Personas la consustancialidad con el Padre y, por tanto, la verdadera divinidad.

a) El arrianismo. El presbítero alejandrino Arrio (m. 336) enseñó que el Logos no existe desde toda la eternidad. No fue engendrado por el Padre, sino que es una criatura, sacada de la nada antes que todas las demás. El Hijo es, por su esencia, desigual al Padre, mudable y capaz de perfeccionamiento. No es Dios en sentido propio y verdadero, sino únicamente en sentido impropio, en cuanto Dios le adoptó como hijo en previsión de sus méritos. Esta herejía fue condenada en el primer concilio universal de Nicea (325). El concilio redactó un símbolo en el que se confiesa que Jesucristo es verdadero Hijo de Dios, que fue engendrado de la sustancia del Padre, que es verdadero Dios y consustancial con el Padre. Los semiarrianos ocupan un lugar entre los arrianos rígidos (anomeos) y los defensores del concilio de Nicea (homousianos).

b) El macedonianismo. La secta de los pneumatómacos (enemigos del Espíritu Santo), nacida del semiarrianismo y cuya fundación se atribuye, desde fines del siglo IV, probablemente sin razón, al obispo semiarriano Macedonio de Constantinopla (depuesto en el 336, m. antes del 364), extendió el subordinacionismo al Espíritu Santo, enseñando, en referencia a Hebr 1, 14, que era una criatura y un ser espiritual subordinado como los ángeles. Defendieron la divinidad del Espíritu Santo y su consustancialidad con el Padre, contra los seguidores de esta herejía, San Atanasio, los tres capadocios –San Basilio, San Gregorio Nacianceno y San Gregorio Niseno- y Dídimo de Alejandría. Esta herejía fue condenada por un sínodo de Alejandría (362) bajo la presidencia de San Atanasio, por el segundo concilio de Constantinopla (381) y por un sínodo romano (382) presidido por el Papa Dámaso. El concilio de Constantinopla añadió un importante artículo al símbolo de Nicea, en el que se afirma la divinidad del Espíritu Santo, al menos indirectamente en cuanto se le confieren los atributos divinos.

...
Citar y responder
 
Page generated in 0.06765 seconds with 9 queries