Juan y María se casan, pero como no les alcanza el dinero para ir de Luna de Miel, deciden pasarla en casa de los padres de Juan.

La primera mañana, Jorgito, el hermano pequeño de Juan, baja a tomar su desayuno. Cuando está a punto de salir hacia el colegio le pregunta a su madre:

- Mami, ¿Juan y María ya se han levantado?
- No - dice la madre
- ¿Quiéres saber lo que yo creo? -pregunta Jorgito a su madre
- ¡Eso no te importa a ti!. ¡¡¡¡Anda al colegio ya!!!!

Horas después, Jorgito regresa del colegio y le pregunta a su madre de nuevo:
- ¿Se han levantado ya Juan y María?
- Nooooo - dice la madre
- ¿Quiéres saber lo que yo creo? -pregunta Jorgito a su madre
- ¡¡¡ Eso no te importa a ti !!!. ¡¡¡¡¡¡Termina tu merienda y haz los deberes ya !!!!!!!

Largo rato después, tras merendar y hacer los deberes, al regreso de haber jugado con sus amigos, Jorgito le pregunta de nuevo a su madre:

- ¿Han bajado ya Juan y María?
- Noooooooooo - dice la madre
- ¿Quiéres saber lo que yo creo? -pregunta Jorgito a su madre

Esta vez su madre, cansada de oir por tercera vez la pregunta de su hijo le dice:

- Está bien, Jorgito. Dime qué es lo que tu piensasssssss?

Y el pequeño responde:
- Anoche Juan vino a mi habitación y me pidió con voz muy baja, casi en secreto, que le diera la vaselina. Y yo creo que, con la oscuridad, le dí el pegamento de mis maquetas.

Ups, jejejejeje