Una reflexión esta última muy parecida -en el contexto- a las que nos regala Sagan en "El Mundo y sus demonios":

La ciencia no es solo compatible con la espiritualidad sino que es una fuente de espiritualidad profunda

(Ed. Planeta (Ed. 2000), pág. 39)