¡La Corbu!

Todavía recuerdo la estructura antes de que la desmontaran, allá por los setenta.

Como siempre, el pernicioso sindicalismo cardenista dio al traste con una exitosa empresa de capital español.