Rosa , en el campo graciosa,
dijo a su novio Benito:
Si me traes la mariposa
te voy a dar el culito.

Y Benito entusiasmado
corrió tras la mariposa
y la atrapo emocionado
para llevársela a Rosa.

Al dársela comedido,
le dijo muy excitado:
Cumple con lo prometido
que yo cumplí lo acordado.

Ella entonces despacito
partió en dos la mariposa
y luego dijo a Benito:
Lo del frente a mí me toca
y a ti te toca el culito.