Foros México  

Regresar   Foros México > Sección Principal > Dialogos Virtuales

Responder
 
Herramientas Estilo
  #681  
Viejo 08-abril-2020, 12:24
Avatar de Tatiana
Tatiana Tatiana no ha iniciado sesión
Forista Turquesa
 
Registrado: 17-03-08
Posts: 24,550
Predeterminado Re: Simplemente...de todo, un poco...

Viaje a un cuadro: 'Isabel de Valois sosteniendo un retrato de Felipe II', de Sofonisba Anguissola

El retratito minúsculo de Felipe II que sostiene en su mano derecha Isabel de Valois en este cuadro de Sofonisba Anguissola, dice mucho más de lo que parece.




A nada que se lo mire bien, un cuadro clásico cuenta lo que quiere contar, pero también muchas otras cosas que seguramente no quería. Es el caso de este retrato de Isabel de Valois, tercera esposa de Felipe II de España, realizado por la pintora Sofonisba Anguissola.

Mucho se ha dicho ya que Anguissola, proveniente de una familia de la nobleza cremonesa, tomó clases de pintura como varias de sus hermanas, pero fue con diferencia la que más aptitudes demostró, hasta el punto de convertirse casi en pintora profesional. Y decimos casi porque, por rico que fuera su talento, y por muy admirados los frutos de éste, no se concebía entonces que una mujer salida de la nobleza tuviera actividad profesional alguna. Tampoco la de artista. Así que si se trasladó a España para ingresar en la corte de Felipe II, oficialmente fue como dama de la reina Isabel de Valois primero, y como tutora de sus hijas después.

Lo que no impide que en Madrid impartiera clases de pintura a la reina. Y que entre tanto realizara algunos de sus mejores cuadros, unos exquisitos retratos cortesanos, muchos de los cuales habían sido atribuidos hasta hace poco a otros pintores del mismo entorno como Sánchez Coello o Pantoja de la Cruz. De 'La dama del armiño' de El Greco ya hablamos otro día.



El cuadro que nos ocupa, sin ir más lejos, ha sido de Sánchez Coello hasta hace unos pocos años. Y, como apuntábamos al principio, conviven en él dos planos narrativos: el primero corresponde a lo que quiere contar, y el segundo a lo que no quiere pero cuenta de todos modos.

Lo primero: por su porte, vestuario y aderezo, la reina muestra toda la majestad que de ella se espera.
Sin embargo, su gesto es relajado y casi cercano, pues sonríe levemente al espectador y a la pintora, de lo que pueden deducirse ciertas confianzas.
O bien otra cosa.
Anguissola era única en conseguir ese equilibrio imposible entre humanidad y solemnidad mayestática: hace falta mucha perspicacia y mucha psicología (de técnica ya ni hablamos) para eso.
Además, Isabel sostiene en su mano un minúsculo retrato de su esposo, Felipe II.
Ese tipo de miniaturas eran muy habituales en aquella época justa de imágenes, cuando las personas de cierta alcurnia se hacían acompañar de las efigies de sus cónyuges en viajes y excursiones.

Según se cree, podía así hacerse alusión a la participación de Isabel en la Conferencia de Bayona de 1565,
un encuentro entre los gobiernos de España y Francia para dirimir los asuntos del cristianismo que a ambas naciones afectaban.
Catalina de Médici, la regente de Francia, era su madre, pese a lo cual la reunión terminó sin acuerdo alguno.
Básicamente, Isabel cumplió las instrucciones recibidas en su país de adopción al exigir mano dura contra los herejes, mientras Catalina no renunciaba a la relativa tolerancia francesa hacia el protestantismo
(la matanza de hugonotes de la noche de San Bartolomé no la desencadenaría hasta siete años más tarde).




Y ahora lo segundo: como en una ocasión me hizo notar el arquitecto Andrés Jaque, el modo en que la reina sostiene el retrato de su esposo hace pensar que está agarrando una rodaja de limón, y que en cualquier momento va a exprimirla sobre el té de la merienda. Hay algo irremediablemente ridículo en ese Felipe pequeñito, pequeñito, sostenido por una mano enjoyada que a su vez se apoya en el podio de una columna. Aún más ridículo resulta que ese otro Felipe –el mismo en realidad- que pintó Tiziano ofreciendo al cielo al infante don Fernando en presencia de un ángel que hace el pino en el aire y de un señor turco con tupido bigotazo y escasa ropa. Que ya es decir, francamente.




Les proponemos un ejercicio que debe realizarse ante una reproducción del cuadro de Anguissola. Fijen su mirada en el retrato de Felipe.
Ahora en la cara de Isabel. Ahora de nuevo en Felipe.
Y de vuelta a Isabel. Felipe. Isabel. Felipe. Isabel. ¡Felipe!

No nos digan que no les ha entrado la risa.


'Isabel de Valois sosteniendo un retrato de Felipe II' (1561-1565), de Sofonisba Anguissola, se encuentra en el Museo del Prado, Madrid.
Citar y responder
Responder

Herramientas
Estilo

Reglas del foro
Usted no puede comenzar discusiones
Usted no puede enviar respuestas
Usted no puede enviar archivos adjuntos
Usted no puede editar sus mensajes

el código BB está activado
Emotícones está activado
El código [IMG] está activado
El código HTML está activado

Ir a

Discusiones similares
Discusión Iniciada por Foro Respuestas Último Mensaje
Slumdog Millionaire...simplemente EXCELENTE!!! Beaner Subforo de Películas y Series de TV 2 15-marzo-2009 23:56
Pa variar un poco Ciro peraloca Foro Libre 6 07-marzo-2009 00:43
Poco saber... Flit Humor Mexicano 7 21-enero-2009 15:23
Cambiarán todo, porque todo estaba mal en la policía y en la procuraduría. Eugenio Dominguez Foro Libre 13 19-julio-2008 09:24


Todas las horas son GMT -5. La hora es 06:01.


Foros México
Page generated in 0.17502 seconds with 12 queries