Foros México  

Regresar   Foros México > Secciones > Ciencias Politicas y Sociales

Responder
 
Herramientas Estilo
  #11  
Viejo 09-June-2010, 13:22
Avatar de carl miller
carl miller carl miller no ha iniciado sesión
Forista Cazador
 
Registrado: 18-02-08
De: en el desierto
Posts: 7,487
Predeterminado Re: Hace 200 años . . . . .

excelentisimo......... por favor continue

que aprender del pasado nos lleva a ver

con mas claridad el futuro
__________________
ARMAOS LOS UNOS A LOS OTROS...
Citar y responder
  #12  
Viejo 10-June-2010, 00:22
kabrakan kabrakan no ha iniciado sesión
Forista Zafiro
 
Registrado: 23-06-08
Posts: 9,598
Predeterminado Re: Hace 200 años . . . . .

Citar:
Originalmente publicado por carl miller Ver post
excelentisimo......... por favor continue

que aprender del pasado nos lleva a ver

con mas claridad el futuro
Mi muy estimado Carl:

Para mi la historia "mas" verídica es la que se encuentra en los documentos generados en un momento que se hizo histórico, por eso prefiero remitirme a esos documentos y que cada quien saque sus propias conclusiones, sin la influencia de la opinión o visión de un historiador.

Por ejemplo, me sorprendió saber que no fue un Papa quien excomulgó a Hidalgo, a sus Generales y a TODOS los Mexicanos que lo apoyaron en la guerra de Independencia y lo sigueron hasta el final.

Tambien me sorprendió saber que la excomunion NO fue por iniciar esa guerra contra los españoles, oficialmente fue por arrestar y encarcelar a otros curas y monjas.

Así se entresaca poco a poco la verdad.
Citar y responder
  #13  
Viejo 14-June-2010, 03:12
kabrakan kabrakan no ha iniciado sesión
Forista Zafiro
 
Registrado: 23-06-08
Posts: 9,598
Predeterminado Re: Hace 200 años . . . . .

……“Americanos: Libres ya de las cadenas de la violencia que nos impuso el apóstata más rapaz y sanguinario que jamás se ha visto, puede nuestra pluma en lo sucesivo ser el órgano de la verdad é intérprete de la justicia agraviada; ya podemos hablaros en la efusión de nuestro corazón, y descubriros nuestros más íntimos y verdaderos sentimientos. En esta época venturosa, en que los ejércitos del Rey triunfan por todas partes, en que la insurrección declina con rapidez, convirtiéndose, como previnieron los sensatos, en unas meras cuadrillas de bandoleros, y en que podemos respirar de los horrores de ocho meses, es preciso aprovechar momentos tan preciosos, y levantar con fuerza la voz para desengañar á los pueblos miserablemente seducidos que corren precipitados á su ruina y la del reino entero. Ya hasta aquí hay materia de llanto para todo el siglo. ¿Qué corazón sensible, no digo á la voz del evangelio, sino á los gritos de la naturaleza, podrá recordar sin dolor lo acaecido en este periodo de tribulación? Tened la vista, si tenéis valor para hacerlo, sin experimentar las convulsiones del espanto mirad todos los países invadidos por los enemigos de nuestro sosiego. ¿Qué descubrís sino los recientes y deplorables estragos que han arrastrado consigo la anarquía, la confusión y el desorden, robos, saqueos, depredaciones, asesinatos, frutos aciagos y amargos de lo proscripción más atroz y más injusta que el rencor, la irreligión, la ignorancia y la barbarie fulminaron contra millares de inocentes, unidos con nosotros por medio de los lazos más estrechos de la religión, la naturaleza y la política?......”

Hay, en todo el discurso, un tono vengativo y colérico, que deja sospechar alguna rencilla personal entre don Miguel Hidalgo y Costilla y don Francisco Severo Maldonado. ¿Cuál fue esta? ¿Qué viento de pasión hizo girar hacia rumbo contrario las del cura de Mascota? Hidalgo es insultado, denigrado, maldecido, por su voluble correligionario, quien le llama “infame y descarado sibarita, Sardanápalo sin honor y sin pudor, hidra abominable que el infierno ha abortado”

Pero Maldonado, ya enemigo mortal del cura Hidalgo y sus huestes, también ataca a sus tropas en un discurso publicado el 1o. de julio de 1811:

“ …. Si, indios ingratos é injustos; los españoles establecieron desde luego entre vosotros escuelas gratuitas de primeras letras, para que aprendieseis a leer y escribir. Ellos fundaron colegios en que os instruyeseis en todo género de conocimientos científicos. Ellos os comunicaron, entre otros, los de la Mineralogía, Docimástica, Química, Metalurgia, ciencias importantísimas cual otra alguna, sin cuyo auxilio permanecerían aún sepultados en el seno de la tierra, los inmensos tesoros que antes poseíais inútilmente y que la naturaleza depositó en vuestros opulentísimos cerros. Ellos hicieron florecer en vuestro suelo la Agricultura, la industria y el Comercio. Ellos se trajeron de la España los ganados caballar, vacuno, lanar y de cerda, absolutamente desconocidos en las Américas, y que os han servido de un socorro incomparable para vuestro alimento, vestido y penosas tareas de labranza. Ellos trajeron consigo y os participaron semillas apreciables, capaces de reemplazar la falta ó escasez de maíz, ensanchando increíblemente todos los ramos de cultivo, ceñido antes a la siembra y cosecha de este grano. A tamaños y tan apreciables bienes han puesto los españoles el sello, manteniéndoos por trescientos años en el regazo y dulzura de la más profunda paz.”

Nota: Cuando la Independencia fue un hecho, el Doctor Maldonado reapareció como partidario de ella.
Citar y responder
  #14  
Viejo 27-June-2010, 13:10
Avatar de carl miller
carl miller carl miller no ha iniciado sesión
Forista Cazador
 
Registrado: 18-02-08
De: en el desierto
Posts: 7,487
Predeterminado Re: Hace 200 años . . . . .

me tiene a puras cucharadas

continue por favor.............

esto esta muy bien
__________________
ARMAOS LOS UNOS A LOS OTROS...
Citar y responder
  #15  
Viejo 13-July-2010, 03:20
kabrakan kabrakan no ha iniciado sesión
Forista Zafiro
 
Registrado: 23-06-08
Posts: 9,598
Predeterminado Re: Hace 200 años . . . . .

Estimado Sr. Miller, está usted atendido.

A principios del siglo XIX, la Nueva España era la porción más importante de los dominios que los reyes Españoles poseían en el continente Americano; la vasta superficie pudiera calcularse en cerca de doscientas mil leguas cuadradas. Una población que apenas ascendía a seis millones de habitantes ocupaba este inmenso territorio. Esta población se componía de varios elementos que es indispensable conocer para comprender mejor el relato histórico que nos conduzca a la época en que hubo de agitarse aquella al poderoso empuje de las ideas, aspiraciones e intereses encontrados.

A. La raza indígena ocupa el primer lugar por su fuerza numérica, que no por su flaco valer y su condición humilde y pasiva. La conquista primero, y luego la dominación que la tuvo sujeta durante tres centurias, habíanla reducido a un estado de postración tal que la segregaba de las fuerzas activas de la Nación y fundaba el menosprecio en que eran tenida por los demás elementos constitutivos de la sociedad Mexicana. Sustraídos, pues, a titulo de menores incapaces de la masa de la población Mexicana, eliminados de la posesión de artes y oficios y tierras, reducidos a ganar mezquino jornal regando con el sudor de su frente las heredades de los blancos, excluidos de los empleos y cargos públicos; sin nociones ningunas de un estado mejor de vida; sin comercio y sin industria alguna, y sin contacto con los miembros de otras razas, los tres millones y seiscientos mil indios que en los primeros años del siglo XIX se contaban en la Nueva España; dañados mas que protegidos por los privilegios que al parecer les concedían las leyes, veían con recelo y desconfianza a las demás clases, odiaban a los europeos y calificaban de extranjeros a los descendientes directos de ellos.

B. Cerca de millón y medio de individuos, procedentes de la mezcla de los españoles con la clase indígena (mestizos), y la de todos con los negros, formaban la gran porción de habitantes comprendida en el nombre genérico de Castas. Los mestizos eran los de mayor importancia numérica; eran los que se dedicaban al trabajo rudo de las minas, ejercían todos los oficios y artes mecánicas; era sorprendente su fácil comprensión para adquirir conocimientos, eran los criados de confianza en el campo y en las ciudades, proveían de soldados al ejército, eran los mas útiles en los trabajos y faenas del campo y en el comercio de transportes; formaban el pueblo bajo de las ciudades y mantenían en recelosa inquietud a la autoridad, siempre temerosa de un alzamiento de aquellas masas en cuyos individuos se mezclaban los defectos y cualidades de los vencedores y los vencidos. Por ley los mestizos y todas las demás Castas estaban privados de toda instrucción.

C. La raza blanca, menor en número que cada una de las agrupaciones anteriores, era, sin embargo, la predominante en la Nueva España por su ilustración y riqueza, y por el influjo que exclusivo que ejercía, obteniendo sus miembros todos los empleos y disfrutando de los derechos civiles y políticos. Dividíanse en españoles o europeos, como comúnmente se les llamaba, y en sus descendientes nacidos en América a quienes se les dio el nombre de criollos, que ellos cambiaron luego con el de Americanos. Las leyes españolas concedían unos mismos derechos a todos los blancos, pero los encargados de ejecutarlas apuraban los medios de destruir una igualdad que ofendía el orgullo europeo y contrariaba los intereses de los hijos de España. Esta diferencia fue origen de una rivalidad sorda entre las dos clases de la raza blanca, rivalidad que había de estallar el fin tornándose en lucha terrible y encendida. Poco mas de un millón de individuos de la raza blanca había en la Nueva España a principios del siglo XIX y toda su administración se concentraba en los nacidos en España

Tales eran los elementos de que se formaba la población de la nueva España poco antes de estallar la insurrección. Cada una de sus grandes agrupaciones separada de las demás; alguna de ellas, la mas poderosa, dividida y trabajada por una rivalidad que el tiempo, lejos de extinguir, avivaba mas y mas; todas recelosas entre si y todas, sin embargo, viviendo en aparente calma bajo un régimen vigoroso que fundaba su fuerza principal en el tiempo y la costumbre. Una organización social y política así constituida no podía permanecer el pie desde el momento en que vacilara el poder regulador de tantos y tan opuestos intereses.

Unos años antes, en el siglo XVIII, los anglo-americanos habían ejercido su derecho de insurrección y obtenido su independencia. Prescindiendo de el peligro que desde entonces se alzó contra las colonias españolas al tener al lado una nación independiente y joven, rebosando vigor y henchida de elementos de prosperidad; prescindiendo de los temores que semejante vecindad debiera infundir al gobierno español, la sola aparición de un pueblo independiente en el suelo de América, y que había alcanzado su emancipación insurreccionándose contra su metrópoli, fue una amenaza constante para el dominio de los españoles en México, porque era para los hijos de este país ejemplo patente de lo que puede obtener la decisión secundada por el valor y la constancia.

Atenta España a prevenirse contra este peligro, dispuso cortar toda comunicación entre su mas valiosa colonia y la nueva república. Y no solo se impidió las relaciones directas entre ellas y sus habitantes, sino que, en virtud de un sistema propio dela época y las estrechas miras de una política mezquina, se cuidó de guardar silencio sobre la existencia y rápidos progresos de los Americanos del Norte, y si alguna vez llegaba a interrumpirse este silencio, era precisamente para denigrar a la joven república, representándola como una sociedad domina por los vicios mas elementales de la moral y a la que no enfrenaba la religión con sus preceptos y poder moderador.

Por último, los sucesos que ocurrieron en Españas en los primeros años del siglo XIX, al revelar la debilidad de la monarquía, apresuraron para las colonias de América su movimiento de insurrección. Aquel poder casi divino de los reyes que tantas generaciones habían reverenciado, considerándolo eterno, yacía por tierra, arrastrado bajo el peso de sus propios errores mas que a los golpes de un conquistador aleve y arrogante. Las convulsiones en que España se agitaba en aquellos momentos, conmovieron a sus vastas posesiones del Nuevo Mundo. Había sonado la hora de la libertad para todo el continente Americano.

Es en verdad impresionante y muy ilustrativo de nuestra insurrección y guerra por la Independencia, lo que ocurría en la Nueva España hace 202 años, en 1808, por estas fechas…………
Citar y responder
  #16  
Viejo 13-July-2010, 10:13
Avatar de carl miller
carl miller carl miller no ha iniciado sesión
Forista Cazador
 
Registrado: 18-02-08
De: en el desierto
Posts: 7,487
Predeterminado Re: Hace 200 años . . . . .

muchas gracias
__________________
ARMAOS LOS UNOS A LOS OTROS...
Citar y responder
  #17  
Viejo 13-July-2010, 12:23
Avatar de Tatiana
Tatiana Tatiana no ha iniciado sesión
Forista Amatista
 
Registrado: 17-03-08
Posts: 18,537
cafe Re: Hace 200 años . . . . .

Bravísimo Kabrakan!!!! Pero vas a seguir contándonos más verdad?
Dónde andaba yo que no había leido esta maravilla de información e ilustración histórica que nos das!? Mea culpísima...

Y yo que pensaba decirle a Carl, hazme un campito para yo también escuchar lo que nos cuenta Kabrakan.
Ojala que sigas con estas pláticas , ya sabes cuanto admiro tu estilo y eso hace que sea mayor la satisfacción de saber...

Un afectuoso saludo.
Citar y responder
  #18  
Viejo 14-July-2010, 02:20
kabrakan kabrakan no ha iniciado sesión
Forista Zafiro
 
Registrado: 23-06-08
Posts: 9,598
Predeterminado Re: Hace 200 años . . . . .

Desde los primeros días de 1803 gobernaba el virey don José de Iturrigaray la vasta y opulenta Nueva España cuyo gobierno y administración modelados por su protector en España don Manuel de Godoy, le atrajeron numerosos enemigos y no corto círculo de partidarios, según que favorecía las miras de unos u ofendía el orgullo o los intereses de los otros. Servidor fidelísimo de Godoy y entregado, lo mismo que los miembros de su familia, al acrecentamiento de su fortuna, el virey, especialmente en el cumplimiento de la ley de consolidación de capitales destinados a capellanías y obras pías, había herido sentimientos e intereses que condensaban sobre su cabeza recia tormenta, pronta a estallar en tiempo oportuno. En cambio, su aire marcial, su actividad, su energía y su constancia en llevar a cabo importantes obras materiales de utilidad pública, le hacían simpático a los ojos de los americanos y le aseguraban el respeto y cariño de los soldados.

El ejército de la Colonia, considerablemente aumentado desde que en 1806 se temió que los ingleses quisieran desembarcar en las costas de la Nueva España, era atendido por el virey con especial cuidado. Previendo una invasión del enemigo por las playas del Golfo, formó un cantón de tropas en Jalapa, otro de menos importancia en la fortaleza de San Carlos de Perote, y mandó situar destacamentos en los puntos intermedios. El cantón de Jalapa a principios de 1808, se componía de más de quince mil hombres, tanto de tropas veteranas como de milicias; jamás se había visto en la Nueva España tan gran número de tropas concentradas en un solo punto como las brillantes y disciplinadas que ahí se reunieron. De esta reunión surgió naturalmente un espíritu militar que antes era desconocido en los soldados de la colonia; aquella gran masa de hombres armados, entre los que se hallaban muchos hijos del país, tuvo por vez primera la conciencia y el sentimiento de su fuerza; vino luego la comunicación de unos cuerpos con otros; la emulación, tan propia de los que al ejército de las armas se dedican, hizo sentir su influencia en ellos, excitándolos una noble rivalidad; formáronse amistades; suscitáronse también celos entre los oficiales españoles y los americanos, y se despertaron en algunos de estos últimos vehementes aspiraciones de independencia y emancipación completa del dominio español.

En el mes de enero de 1808 se dirigió el activo Iturrigaray al cantón de Jalapa con el objeto de presenciar las maniobras de las tropas. Estas, divididas en veinte batallones de infantería, veinticuatro escuadrones de dragones y un tren de treinta y cuatro piezas de artillería, evolucionaron ante el virey en las llanuras del Encero. Nuevo motivo fue este brillante alarde de fuerza para afirmar en muchos concentradas aspiraciones de independencia, y llegó a decirse que era materia de conversación entre los mismos jefes de los cuerpos efectuarla y sostenerla valiéndose parta ello de aquel ejército imponente.

Pero los ruidosos sucesos que acaecían al mismo tiempo en España, las riñas y desavenencias escandalosas en que andaba envuelta la familia real de España, y cuyas noticias iban a sorprender en breve a la colonia, estaban destinados a producir grandes y trascendentes turbaciones. El 8 de junio de 1808 se recibieron en México las noticias de los tumultos de Aranjuez de 18 y 19 de marzo, traídas a Veracruz por la barca Atrevida. Era aquel día domingo de Pascua de Espíritu Santo, y celebrábase por tal motivo la acostumbrada feria en San Agustín de las Cuevas (Tlalpam), población distante tres leguas de la capital. Allí se hallaba el virey con su familia, y en medio de las fiestas le fueron entregadas las gacetas de Madrid en que se refería todo lo ocurrido. La desazón que tales noticias causaron en el ánimo del funcionario no pasó desapercibida para los que en ese momento le rodeaban.

Fácilmente se concibe, sin embargo, el disgusto del virey Iturrigaray al recibir las noticias; había desaparecido su protector Godoy, y era natural que se considerara comprendido en su desgracia y su caída. Había caído también el monarca y España estaba invadida por los franceses; Iturrigaray vaciló para solemnizar la exaltación del nuevo monarca Fernando, pero cediendo a las muestras de descontento que empezaban a dar los numerosos enemigos de Godoy, que eran casi todos los españoles residentes en México, mandó celebrar la exaltación del nuevo rey de España y de las Indias, pendiente tan solo de las comunicaciones oficiales que de un día para otro se esperaba recibir; pero en su lugar, llegaron a México el 14 de julio de 1808 las gacetas de Madrid con las humillantes renuncias de todos los miembros de la familia real, cediendo la corona a Napoleón, heredero de la revolución francesa y los principios que por espacio de veinte años fueron anatematizados por los sostenedores de la dominación española. Los españoles lamentaban la situación angustiosa de su patria y temían las consecuencias que tal estado de cosas pudiera suscitar. Los americanos, viendo dislocada la maquinaria del gobierno de su metrópoli y al virey presa de intensa agitación comprendieron que se aproximaba la hora de intentar la independencia y que debían apercibirse a la consecución de sus justísimos propósitos.

El virey pasó ese mismo día (14 de julio de 1808) las gacetas en que aparecían las renuncias de la familia real, al Acuerdo, junta compuesta por los Oidores y alcaldes del crimen, el cual le invitó a asistir a la sesión del día siguiente, atenta la notoria gravedad del asunto……..
Citar y responder
  #19  
Viejo 27-July-2010, 03:25
kabrakan kabrakan no ha iniciado sesión
Forista Zafiro
 
Registrado: 23-06-08
Posts: 9,598
Predeterminado Re: Hace 200 años . . . . .

En la reunión del día siguiente (15 de julio de 1808), se acordó publicar la noticia de la renuncia de la familia real española, mantenerse a la expectativa y conservar la colonia en estado de defensa; los miembros del Acuerdo temían aventurarse, Iturrigaray tampoco se atrevía a seguir una línea fija, hombre de escasa inteligencia, ambicioso, apegado a las copiosas ganancias que su alto empleo le producían, no hallaba una línea de conducta en consonancia con la situación, ni los encontrados intereses a que estaba ligado le dejaban libre para alguna acción decisiva. Decidióse a contemporizar con todas las opiniones, seguro de poder manejarlas cuando afectaran a sus intereses.

Entre tanto agitábanse los ánimos en el Ayutamiento de México; corporación que tenía apariencia de autoridad popular y pretensiones de representar a la nueva España por ser la municipalidad de la ciudad capital; eran tales ideas la consecuencia del principio de soberanía popular y la falta de autoridades legítimas en la madre patria; para los partidarios de la independencia fue un excelente pretexto para ocultar sus verdaderas intenciones y colocar en las discusiones el recurso de recurrir al pueblo como fuente del poder y de la autoridad en caso extremo, aunque velando sus miras con una ordorosa defensa de las causas de la monarquía. Los licenciados Azcárate y Primo de Verdad, regidor el primero y síndico el segundo de la corporación municipal, eran en el seno de esta activos y valiosos agentes del partido que aspiraba a la independencia, pero que carecía aún de organización y de unidad y de una idea clara de lo que se pretendía hacer. Azcárate gozaba de grande amistad con el virey Iturrigaray y su familia y se encargó de persuadirlo de lo necesario que era conservar el reino de Fernando VII, creando al efecto un gobierno supremo provisional, a cuya cabeza debía colocarse el mismísimo virey.

No costó gran trabajo al regidor Azcárate convencer al indeciso virey. El medio que se le proponía, aparte de halagar su mucha vanidad, ofrecíale su permanencia en el virreinato con nuevos títulos, ya que los antiguos sobre que su autoridad había descansado, corrían riesgo inminente de perecer así como el poder conservar e incrementar su riqueza. Azcárate secundado eficazmente por el síndico don Francisco Primo de Verdad, hizo adoptar al ayuntamiento la representación que tenía de antemano preparada. La municipalidad de la capital, compuesta de cinco regidores perpetuos, que nombraban cada año dos alcaldes y cada dos seis regidores, incluso al síndico, se convirtió, pues, en el centro de los trabajos a favor del establecimiento de un gobierno supremo que, aunque con carácter de provisional e invocando el nombre de Fernando VII, acostumbrara al pueblo a gobernarse por si mismo y lo familiarizase con al idea de vivir separado de España. Los quince regidores perpetuos eran casi todos americanos, antiguos mayorazgos que heredaran estos empleos de sus padres, quienes los habían comprado para dar mas esplendor a sus familias.

Con gran pompa salieron de las Casas de cabildo los miembros del ayuntamiento la tarde del 19 de julio de 1808 y se dirigieron al palacio virreinal; después de poner en manos del virey la representación que tenían acordada, en la que expresaban los regidores el doloroso asombro con que los habitantes de la Nueva España y en particular de la ciudad, habían visto las renuncias de la familia real, fundaban la nulidad e insubsistencia de este diversas clases que lo componían, sobre todo en los tribunales superiores y en las corporaciones que llevaban la voz pública, debiendo el país regirse por las leyes establecidas.

Como consecuencia de este principio afirmaban los regidores que la Ciudad de México, con su calidad de cabeza y metrópoli de la Nueva España, mantendría los derechos de la casa de Borbón, pedían que el virey continuase ejerciendo sin entregar el mando a ninguna nación, ni aún a la misma España mientras esta no se hallase libre de la invasión francesa, ni ejercer este encargo en virtud de nuevo nombramiento que le diese el rey intruso. Y debiendo obligarse bajo juramento, en presencia del real Acuerdo, del ayuntamiento y de los tribunales a gobernar conforme a las leyes y a defender la integridad del territorio y los derechos del reino de Nueva España; juramento que también debían prestar las autoridades eclesiásticas, civiles y militares.

Hábil fue el proceder del Ayuntamiento, pues que por una parte había logrado hacer caer en el lazo al virey, lisonjeando su vanidad y halagando sus más ardientes aspiraciones, y por otra correspondía a la casi unánime decisión del fuerte partido español de no reconocer la dinastía que Napoleón acababa de implantar en España. Iturrigaray pasó desde luego la representación del Ayuntamiento al voto consultivo del Acuerdo. ……….

Editado por kabrakan en 27-July-2010 a las 03:27
Citar y responder
  #20  
Viejo 31-July-2010, 16:13
kabrakan kabrakan no ha iniciado sesión
Forista Zafiro
 
Registrado: 23-06-08
Posts: 9,598
Predeterminado Re: Hace 200 años . . . . .

Mi querida Tatiana:

Me emociona e impulsa a seguir los comentarios como los tuyos, he aquí mas historia no tan oficial, escrita por los actores de la misma y/o simples testigos:

……… La deliberación se efectuó el 20 de julio de 1808; los Oidores manifestaron claramente el disgusto que les causaba la duda de la corporación municipal sobre la subsistencia legal de las autoridades todas, su indicación para revalidarlas popularmente, y mas que todo, el derecho que se arrogaba de representar a todo el reino y declarar los deseos de sus habitantes. El Alcalde de Corte, don Jacobo Villaurrutia, fundador del Diario de México, renovó la pro posición del fiscal Robledo, esto es, que se llamase al infante don Pedro de Portugal, a la sazón en Brasil, para que con calidad de regente gobernase. La resolución del Acuerdo a la consulta del virey fue, pues, extrañar que la corporación municipal se arrogase la representación de todo el reino, reprobar la formación de un gobierno provisional, proponer al virey que diese las gracias al Ayuntamiento por el ardiente patriotismo y recomendarle que previniese a las corporaciones no tomar en lo sucesivo la voz por las demás autoridades del reino. El Acuerdo compuesto casi todo de españoles, se alzó desde ese momento en defensa de los intereses de la dominación española; no se les ocultó, ni a ellos ni a sus colegas, el alcance de la represión del Ayuntamiento; midieron el peligro que amenazaba a la dominación española y resolvieron combatir sin tregua ni descanso las aspiraciones, informes aun, pero ya vigorosas, del partido americano, que tal fue el nombre que se le dio desde ese entonces.

Los europeos comenzaron a sospechar que la representación del ayuntamiento ocultaba miras de independencia, y al ver que le virey, lejos de castigar a sus autores, la había admitido y enviado a consulta al real Acuerdo, le comprendieron en sus desconfianzas. Más y más crecían estos recelos por la actitud de los americanos, quienes apoyaban ardientemente las pretensiones del ayuntamiento y condenaban la resistencia del Acuerdo. Los primeros comunicaban a las provincias copias de las consultas de este cuerpo, y los últimos circulaban profusamente las de la representación de los regidores de México, extendiendo así la agitación de la capital a los demás lugares de la Nueva España.

La sociedad toda se hallaba hondamente conmovida, primero por las alarmantes noticias que en espacio de pocos días habían recibido de España, y luego por las que de la capital se comunicaban, formábanse grupos en las ciudades y en los pueblos, celebrábanse reuniones populares en las que nada se resolvía, pero que eran entonces una novedad; corrían los mas absurdos rumores; aparecían pasquines en las esquinas y el las casas de los alcaldes, expresando los diversos deseos de los partidos políticos y religiosos, pidiendo ya la independencia, ya a Iturrigaray por soberano, y algunos proclamando a Fernando VII, y en las juntas populares unos pronosticaban la ruina del virreinato y otros creían próxima la de la religión. Todos sentían esa conmoción misteriosa y profunda que precede a las grandes perturbaciones tanto en el orden moral como en las leyes del mundo físico; todos se movían impulsados por esa fuerza extraña y presentían el advenimiento de indefectibles y ruidosos acontecimiento.

Las corporaciones municipales de Veracruz y de Querétaro ofrecían entre tanto al virey enviar sus representantes a la junta que se convocase y manifestaban su voto de adhesión y fidelidad a los monarcas legítimos; La de Jalapa, desde el 20 de julio, adoptó importantes resoluciones que contribuyeron a aumentar los recelos que ya inspiraba la conducta incierta de Iturrigaray en los mismos españoles; en la sesión que celebró ese ayuntamiento aquel día, su procurador general, don Diego Leño, propietario de la hacienda donde había residido Iturrigaray a principios del año, propuso, y la corporación aprobó, el nombramiento de una comisión que manifestara al virey los sentimientos de que estaban animados los capitulares, “en armonía con los del pueblo y del ejército acantonado, y cuyos sentimientos era de fidelidad a la persona de Iturrigaray. Pero la exposición de que eran portadores, publicada en la Gaceta Oficial algunos días mas tarde, acrecentó la sospecha de los españoles y dio origen al rumor, que desde entonces tomo creces, de que Iturrigaray ambicionaba ceñirse la corona de Nueva España.

En medio de esta agitación intensa, súpose en México el 28 de julio de 1808, por noticias que trajo a Veracruz la barca Esperanza, la insurrección de España contra Napoleón. En vano se hubiera buscado en tales día orden y concierto en las operaciones y porte de los habitantes de la ciudad: masas inmensas en que fraternizaban las primeras con las ínfimas clases, se movían en todas direcciones gritando “¡viva Fernando VII”!, y “¡Muera Napoleón”!. Las campanas sonaban a discreción de la multitud, se quemaban cohetes, bombas y cámaras; se disparaba la artillería, todos se metían en las casas ajenas y se obligaba al virey a salir a los paseos y parajes públicos acompañado solamente de la multitud; a Fernando VII todos lo traían en el pecho o en el sombrero y se hallaba en todas las puertas y balcones. Por el contrario, con ciertos simulacros que se llamaban de Bonaparte o de Godoy, se cometieron las mas indecentes y soeces tropelías: aquí los quemaban, allá los azotaban: en una palabra hacen con estos maniquíes cuanto puede inspirar la barbarie y brutalidad de una plebe desenfrenada. También fue obra de estos días la creación de los “voluntarios de Fernando VII”, en que afiliaron los dependientes de casa españolas de comercio, que después fueron los principales instrumentos de la deposición y arresto del virey Iturrigaray.

Las noticias de la insurrección española modificaron sensiblemente la situación política y la actitud respectiva de los partidos políticos; los americanos (también llamados mexicanos), vieron trastornado en parte su plan, y los españoles, en cambio, tomaron aliento……………
Citar y responder
Responder

Herramientas
Estilo

Reglas del foro
Usted no puede comenzar discusiones
Usted no puede enviar respuestas
Usted no puede enviar archivos adjuntos
Usted no puede editar sus mensajes

el código BB está activado
Emotícones está activado
El código [IMG] está activado
El código HTML está activado

Ir a

Discusiones similares
Discusión Iniciada por Foro Respuestas Último Mensaje
Hace 50 años.... Rafael Norma Foro Libre 19 12-July-2011 15:52
Hoy hace 86 años, Pancho Villa dogman Foro Libre 65 29-April-2011 13:22
200 latidos... isidro Foro Libre 20 23-March-2010 11:37
Lo que comentabamos hace dos años sobre LYF Marcos Barraza Foro Libre 1 22-February-2010 09:45
hace tres años.. Rio de la Compañia Laurence Foro Libre 0 14-February-2010 22:33


Todas las horas son GMT -5. La hora es 02:16.


Foros México
Page generated in 0.39126 seconds with 11 queries