Foros México  

Regresar   Foros México > Secciones > Religión

Responder
 
Herramientas Estilo
  #11  
Viejo 25-March-2010, 19:38
Avatar de El Alquimista
El Alquimista El Alquimista no ha iniciado sesión
Perverso Amateur
 
Registrado: 18-02-08
Posts: 4,232
Predeterminado Re: Algunos pegotes del Libro de Urantia

Citar:
Originalmente publicado por Sidartha Ver post
Creo, humildemente, que aquel que aspire a la Verdad (cualesquier cosa que Ella resulte al cabo), tiene por fuerza y obligación necesaria conocer al Dios de los filósofos y al Dios de la Religión.

Al final, el deseo nato del espíritu es Conocerlo. La razón es solo el instrumento por el cual el Hombre se explica y explica las intrincadas relaciones que tiene él, como parte del Mundo y del Universo, con Dios.

...pero el botánico me dará una explicación muy diferente al del poeta.

Y Dios, Es Dios.

Así nomás.
Saludos estimadazo. Todas las civilizaciones han tenido su acercamiento al conocimiento de Dios. No entiendo bien a bien, si existe un real interés en el conocimiento de Dios, porque dejar excluidas a todas las demás aproximaciones?
__________________
NADA DE LO HUMANO ME ES AJENO, SOLO ME HAGO MEDIO PENDEJO EN VECES PA DESPISTAR A LOS OJETES
Citar y responder
  #12  
Viejo 25-March-2010, 19:53
Avatar de cubo
cubo cubo no ha iniciado sesión
Forista Zafiro
 
Registrado: 18-02-08
Posts: 10,179
Predeterminado Re: Algunos pegotes del Libro de Urantia

Alquimista, buenas tardes.

La concepción de Dios en Sidartha -creo entender- parte de la negación de la superioridad de la teología dogmática -fruto de la revelación- por sobre la teología natural o teodicea.

Reconoce a todas las concepciones como válidas o susceptibles de validarse por medio de la especulación y/o práctica filosóficas, pero no reconoce la primacía de una concepción religiosa en particular.
Citar y responder
  #13  
Viejo 26-March-2010, 11:45
Avatar de Luis H
Luis H Luis H no ha iniciado sesión
Forista Plata
 
Registrado: 18-02-10
De: ahi por el centro del pais
Posts: 593
Predeterminado Re: Algunos pegotes del Libro de Urantia

Citar:
Originalmente publicado por cubo Ver post
¿Pueden coexistir en una misma cabeza el Dios de los filósofos y el Dios de la religión?
¿O son mutuamente excluyentes?
Yo creo que pueden coexistir durante un periodo de debate, de búsqueda del conocimiento, pero al final uno excluirá al otro... a menos que la búsqueda del conocimiento se detenga.
__________________
-Crearemos una ilusión que será tan grande, tan inmensa que escapará a la percepción. Aquellos que la vean serán acusados de dementes.
Citar y responder
  #14  
Viejo 29-March-2010, 10:59
Avatar de El Alquimista
El Alquimista El Alquimista no ha iniciado sesión
Perverso Amateur
 
Registrado: 18-02-08
Posts: 4,232
Predeterminado Re: Algunos pegotes del Libro de Urantia

Citar:
Originalmente publicado por Luis H Ver post
Yo creo que pueden coexistir durante un periodo de debate, de búsqueda del conocimiento, pero al final uno excluirá al otro... a menos que la búsqueda del conocimiento se detenga.
Yo entiendo que en el nivel en el que lo plantéa CUBO, no es posible que coexistan. Por principio de cuentas deberíamos definir "coexistir" Si coexisten a nivel de debate, como tu lo dices, sólo lo será a nivel de debate y esto implica a cada cual en su esencia y únicamente en relación al otro. Es decir: separados.
__________________
NADA DE LO HUMANO ME ES AJENO, SOLO ME HAGO MEDIO PENDEJO EN VECES PA DESPISTAR A LOS OJETES
Citar y responder
  #15  
Viejo 29-March-2010, 11:18
Avatar de El Alquimista
El Alquimista El Alquimista no ha iniciado sesión
Perverso Amateur
 
Registrado: 18-02-08
Posts: 4,232
Predeterminado Re: Algunos pegotes del Libro de Urantia

Citar:
Originalmente publicado por cubo Ver post
Alquimista, buenas tardes.

La concepción de Dios en Sidartha -creo entender- parte de la negación de la superioridad de la teología dogmática -fruto de la revelación- por sobre la teología natural o teodicea.

Reconoce a todas las concepciones como válidas o susceptibles de validarse por medio de la especulación y/o práctica filosóficas, pero no reconoce la primacía de una concepción religiosa en particular.
Saludos Cubo:

Philosophia ancilla theologiae...
__________________
NADA DE LO HUMANO ME ES AJENO, SOLO ME HAGO MEDIO PENDEJO EN VECES PA DESPISTAR A LOS OJETES
Citar y responder
  #16  
Viejo 29-March-2010, 13:01
Avatar de cubo
cubo cubo no ha iniciado sesión
Forista Zafiro
 
Registrado: 18-02-08
Posts: 10,179
Predeterminado Re: Algunos pegotes del Libro de Urantia

Saludos Alquimista.

Considerar a la Filosofía como una sierva de la Teología parece una afirmación impopular en esta época, sin embargo, las relaciones entre ambas ciencias han tenido y tienen frutos que estrechan el vínculo entre razón y fe, aún cuando en ciertas ocasiones -per accidens- se aprecie una contradicción entre ambos órdenes de realidad.

Por lo que respecta a la cuestión, creo que la búsqueda y debate que Luis refiere puede desembocar en la aceptación del Dios de la religión como "Principio". Cuando esto ocurre, soy de la opinión expresada. El principio "Dios de la religión" anegaría al concepto "Dios de los filósofos".
Citar y responder
  #17  
Viejo 29-March-2010, 20:23
Avatar de El Alquimista
El Alquimista El Alquimista no ha iniciado sesión
Perverso Amateur
 
Registrado: 18-02-08
Posts: 4,232
Predeterminado Re: Algunos pegotes del Libro de Urantia

Otra cita.

Ninguna oración puede ser ética cuando el que solicita busca la ventaja egoísta por sobre los intereses de sus semejantes. La oración egoísta y materialista es incompatible con las religiones éticas que se predican sobre la base del amor altruista y divino. Toda oración no ética revierte a los niveles primitivos de la seudomagia y es inmerecedora de las civilizaciones en avance y de las religiones esclarecidas. La oración egoísta transgrede el espíritu de toda ética fundada en la justicia.
__________________
NADA DE LO HUMANO ME ES AJENO, SOLO ME HAGO MEDIO PENDEJO EN VECES PA DESPISTAR A LOS OJETES
Citar y responder
  #18  
Viejo 03-April-2010, 04:28
Avatar de El Alquimista
El Alquimista El Alquimista no ha iniciado sesión
Perverso Amateur
 
Registrado: 18-02-08
Posts: 4,232
Predeterminado Re: Algunos pegotes del Libro de Urantia

Reflexión: Dios sabe lo que hace. No??? Porque rezarle para que cambie el curso de las cosas? Si favorece a unos y a otros no, no es básicamente una injusticia??
__________________
NADA DE LO HUMANO ME ES AJENO, SOLO ME HAGO MEDIO PENDEJO EN VECES PA DESPISTAR A LOS OJETES
Citar y responder
  #19  
Viejo 08-April-2010, 15:44
Avatar de cubo
cubo cubo no ha iniciado sesión
Forista Zafiro
 
Registrado: 18-02-08
Posts: 10,179
Predeterminado Re: Algunos pegotes del Libro de Urantia

Alquimista, para comentar la cuestión de la "oración de petición" es útil recordar como los teólogos han ordenado la materia dogmática en libros:

a) Del Dios Uno y Trino
b) Del Dios Creador
c) Del Dios Redentor
d) Del Dios Santificador
e) Del Dios Consumador

En el segundo libro, referente al Dios Creador, se tratan dos materias:

Sección primera: El acto divino de la creación
Sección segunda: La obra divina de la creación

En la sección primera se abordan dos aspectos:

Capítulo primero: El origen o creación del mundo
Capítulo segundo: La conservación y gobierno del mundo

En el segundo capítulo se menciona, entre otras cosas, lo siguiente:

-----
Capítulo segundo

Conservación y gobierno del mundo

§ 8. Conservación del mundo

1. Dogma

Dios conserva en la existencia a todas las cosas creadas (de fe).

Frente a las enseñanzas del deísmo, según el cual Dios, Creador del mundo, lo tiene abandonado por completo a sí mismo, el magisterio ordinario y universal de la Iglesia proclama que Dios está conservando continuamente en la existencia a todas las cosas creadas. El concilio del Vaticano enseña: «Dios protege con su providencia todas las cosas que ha creado», es decir, las preserva de caer en la nada; Dz 1784; cf. Cat. Rom. 1 2, 21: «Si la providencia divina no conservara las cosas con el mismo poder con que las creó en un principio, volverían en seguida a recaer en la nada».

La acción conservadora de Dios es un constante influjo causal por el que mantiene a las cosas en la existencia. Dios no solamente se ocupa mediatamente de la perduración de las cosas valiéndose para ello de causas segundas creadas, sino que opera Él mismo inmediatamente tal persistencia. Santo Tomás define la conservación del mundo como continuación de la acción creadora de Dios: «Conservatio rerum a Deo non est per aliquam novam actionem, sed per continuationem actionis, qua dat esse» ; S.th. 1 104, 1 ad 4.

2. Prueba basada en las fuentes de la fe

La Sagrada Escritura del Antiguo y Nuevo Testamento testifica la acción conservadora de Dios; Sap 11, 26: «¿Y cómo podría subsistir nada si tú no quisieras o cómo podría conservarse sin ti?»; Ioh 5, 17: «Mi Padre sigue obrando todavía y yo también obro». La operación del Padre tiene por objeto la conservación y gobierno del mundo. San Pablo atribuye a Cristo tanto la conservación como la creación del mundo; Col 1, 17: «Todo subsiste por El»; Hebr 1, 3: «Con su poderosa palabra sustenta todas las cosas»; cf. Apoc 17, 28.

San Agustín comenta a propósito de Ioh 5, 17: «Creamos, por tanto, ...que Dios sigue obrando todavía, de suerte que las cosas creadas perecerían si Dios suspendiese su operación» (De Gen. ad litt. v 20, 40) ; cf. Tnórno, Ad Autol. I 4; San Ireneo, Adv. haer. ii 34, 2 s.

Santo Tomás prueba especulativamente la divina conservación del mundo señalando como razón que Dios no solamente es causa del devenir de las cosas como los artífices humanos, sino también del ser de las cosas. Por eso, la criatura no depende de Dios tan sólo en el devenir, esto es, en el instante en que es producida, sino también en todo su existir, en todos y cada uno de los instantes de su subsistencia ; S.th. i 104, 1.

3. Libertad para reducir a la nada (aniquilación)

Así como Dios creó libremente a sus criaturas, así también es libre para aniquilarlas sustrayéndoles su acción conservadora, esto es, dejándolas que vuelvan a la nada; cf. 2 Mac 8, 18: «Nosotros ponemos la confianza en el Dios omnipotente, que puede con un solo ademán... destruir al mundo entero». Nos enseña, sin embargo, la revelación que Dios no quiere de hecho la completa aniquilación de sus criaturas; cf. Sap 1, 13 s: «Dios no se goza en que perezcan los seres vivos; pues El hizo todas las cosas para la existencia» ; Sap 11, 27; Eccl 1, 4; 3, 14. Es conforme a la sabiduría y bondad de Dios conservar en la existencia a las criaturas, que son vestigio de las perfecciones divinas y sirven, por tanto, para glorificar a Dios.
-----
Citar y responder
  #20  
Viejo 08-April-2010, 15:49
Avatar de cubo
cubo cubo no ha iniciado sesión
Forista Zafiro
 
Registrado: 18-02-08
Posts: 10,179
Predeterminado Re: Algunos pegotes del Libro de Urantia

-----
Capítulo segundo

Conservación y gobierno del mundo

§ 9. El concurso divino

1. El hecho del concurso divino

Dios coopera inmediatamente en todo acto de las criaturas (sent. común).

No existe en este punto declaración oficial de la Iglesia. Sin embargo, los teólogos enseñan unánimemente el concurso divino frente al ocasionalismo, que rehúsa conceder causalidad propia a las criaturas, y frente al deísmo, que niega todo influjo de Dios en las cosas creadas. El Catecismo Romano (I 2, 22) enseña que Dios «a todo lo que se mueve y opera algo, lo impulsa al movimiento y a la acción por medio de una íntima virtud».

La cooperación de la causa primera con las causas segundas recibe la denominación de concurso divino. Precisando más diremos que tal concurso puede ser natural (general) y sobrenatural (especial), siendo este último el influjo sobrenatural de Dios en las criaturas racionales por medio de la gracia; el concurso divino se divide también en concurso físico y moral, siendo este último el que se ejerce por medio de un influjo meramente moral que obra desde fuera por medio de mandatos, consejos, amenazas, etc. ; otra división es la de concurso inmediato y mediato, siendo este último el que se ejerce mediatamente confiriendo y conservando las fuerzas naturales, según enseñaba Durando; finalmente, el concurso puede ser universal si se extiende a todas las acciones de todas las criaturas sin excepción, y particular en caso contrario.

La Sagrada Escritura atribuye con mucha frecuencia a Dios la acción de causas creadas, como son la formación del cuerpo humano en el seno materno, las lluvias, el alimento y el vestido; cf. Iob I0, 8 ss ; Ps 146, 8 s ; Mt 5, 45 ; 6, 26 y 30. No obstante, todos estos pasajes se pueden entender también suponiendo un concurso mediato de Dios. Parece indicar el concurso inmediato de Dios Is 26, 12: «...puesto que cuanto hacemos, eres tú quien para nosotros lo hace» ; y, sobre todo, Act 17, 28: «En el vivimos, nos movemos y existimos».

San Jerónimo y San Agustín defienden el concurso inmediato de Dios incluso en las acciones naturales, contra los pelagianos, los cuales restringían el concurso de Dios a la mera colación de la facultad para obrar ; San Jerónimo, Dial. adv. Pele. 13 ; Ep 133, 7; San Agustín, Ep. 205, 3, 17.

La razón intrínseca de la necesidad del concurso divino se halla en la total dependencia que todo ser creado tiene de Dios. Como la actividad de la potencia tiene un ser real y distinto de la potencia, de la cual procede, por lo mismo ese ser tiene que ser causado también por Dios.

2. El concurso divino y el pecado

Dios concurre también en el acto físico del pecado («actio peccati, entitas peccato»); pues éste, en cuanto actuación de las potencias sensitivas y espirituales de una criatura, tiene ser y es, por tanto, algo bueno. La falta moral inherente al acto físico del pecado («malitia peccati») caé únicamente bajo la responsabilidad del libre albedrío de la criatura. Dios, por su infinita perfección, no puede ser causa de ningún defecto moral; cf. S.th. i 49, 2; De malo 3, 2.

3. Modo y manera del concurso entre la causa primera y las causas segundas

El concurso entre la causa primera y las causas segundas no debe ser concebido como una yuxtaposición mecánica de operaciones (como si Dios y la criatura se coordinaran para obrar juntos en la consecución de un mismo efecto), sino como una operación orgánicamente conjunta y mutuamente intrínseca (la acción de Dios y de la criatura forman un todo orgánico y con intrínseca dependencia la segunda de la primera). De ahí que no se pueda decir que una parte del efecto provenga de la causa divina y otra parte distinta de la causa creada, sino que todo el efecto proviene tanto de la causa divina como de la causa creada. La causa creada está subordinada a la causa divina, pero sin perder por eso su causalidad propia; cf. Santo Tomás, De potentia I, 4 ad 3: «licet causa prima maxime influat in effectum, tarnen eius influentia per causara proximam determinatur et specificatur».

Los tomistas y los molinistas no se hallan de acuerdo en la explicación de cómo tiene lugar esa cooperación entre la causalidad divina y la creada cuando se trata de las acciones libres de las criaturas racionales. Los tomistas enseñan que Dios, por el concurso previo (= premoción física), hace que la virtud creada pase de la potencia al acto, y por medio del concurso simultáneo acompaña la actividad de la criatura mientras ésta dura. La acción procede toda entera de Dios como de causa principal y de la criatura como de causa instrumental. La premoción física debe considerarse con mayor precisión como una predeterminación, pues no se destina para una acción general de la criatura, sino para una actividad completamente determinada («determinatio ad unum»). Por eso el efecto pretendido por Dios tendrá lugar indefectiblemente.

Los molinistas enseñan que la cooperación física inmediata de Dios depende de la libre decisión de la voluntad humana, aunque no como el efecto de la causa, sino como lo condicionado de la condición. La cooperación divina comienza en el momento en que la voluntad pasa de la potencia al acto. Antes de la libre decisión Dios opera sólo moral y mediatamente en la voluntad. Por esta razón los molinistas rechazan el concurso previo y no admiten más que el concurso simultáneo. Son muchos los molinistas que hacen distinción entre el "concursus oblatus" y el "concursus collatus" (concurso ofrecido y concurso conferido), es decir, entre la oferta todavía indeterminada de un concurso divino, oferta que precede a la autodeterminación de la voluntad, y la colación del concurso divino para una acción completamente determinada, después de la libre decisión de la voluntad.

El tomismo pone mejor de relieve la idea de la causalidad universal de Dios y de la omnímoda dependencia que en consecuencia tienen de El todas las criaturas: El molinismo salva muy bien la libertad de la voluntad al tomar sus determinaciones, pero no explica tan perfectamente la esencial dependencia que todas las criaturas tienen de Dios.
-----
Citar y responder
Responder

Herramientas
Estilo

Reglas del foro
Usted no puede comenzar discusiones
Usted no puede enviar respuestas
Usted no puede enviar archivos adjuntos
Usted no puede editar sus mensajes

el código BB está activado
Emotícones está activado
El código [IMG] está activado
El código HTML está activado

Ir a

Discusiones similares
Discusión Iniciada por Foro Respuestas Último Mensaje
¿libro o película? mc_kappa Foro Libre 28 15-January-2010 14:48
Hay algunos que se creen Don Quijote de la Mancha Rafael Norma Se publico en... 5 24-November-2009 21:12
Tipos de Mujer según algunos Ingenieros de Sistemas RaulRey Humor Mexicano 1 07-June-2009 22:15


Todas las horas son GMT -5. La hora es 20:54.


Foros México
Page generated in 0.21633 seconds with 10 queries