Foros México  

Regresar   Foros México > Secciones > Cultura y Entretenimiento > Literatura y Poesía.

Responder
 
Herramientas Estilo
  #1  
Viejo 31-January-2009, 14:48
isidro isidro no ha iniciado sesión
Novato
 
Registrado: 08-01-09
Posts: 28
Predeterminado La vendedora de pañuelos.

La vendedora de pañuelos. 5




El coche se detuvo delante del semáforo que acababa de ponerse en rojo y una mucha despeinada, y de aspecto desaliñado que vestía pantalón vaquero y un chaquetón de ante mugriento, se acercó a la ventanilla.

-¿Pañuelos?... Por favor, ayúdeme, hace mucho frío para dormir en la calle.

El conductor bajó la ventanilla y, después de mirarla fijamente a los ojos, se rebuscó en los bolsillos de la cazadora. Luego extendió la mano...

-Toma, Soledad, no te separes nunca de ella.
-Gracias, señor. Tenga,- y le tendió el paquete de pañuelos de papel.
-No, déjalo, quédate con ellos. Es un obsequio.
-¿Cómo sabe mi nombre, señor...?
-Que más da…


Antes de que la chica pudiera reaccionar, el R-21 se puso en marcha, aceleró y se perdió entre el río de coches que, a primera hora de la mañana, llegaba a la ciudad. Sole soltó un “taco” al conductor del BMV, que por poco la atropella, y se subió a la acera, a esperar que el semáforo se cerrara de nuevo. Así pasaría el resto del día, como había venido haciendo los últimos cinco años para ganarse la vida.

Al atardecer, camino de la pensión, mientras tiraba del carrito de la compra en el que llevaba todo cuanto tenía, Sole reinaba en lo que había dado de sí el día.

La verdad-pensaba- es que no has tenido mucha suerte en la vida y recordaba cuando con veinte años, después de quedarse huérfana, había llegado a la ciudad como cantante de una orquesta. Al principio las cosas no iban del todo mal y ganaba lo suficiente para ir tirando. Luego vino lo que Fernando y la maldita droga. Creía que podía controlarlo, pero terminó en el “maco”, seis meses por tráfico.

A Fernando no le había vuelto a ver desde que un día, hacía seis años, le dijo que estaba embarazada. ¡Total, una ruina!- Iba hablando sola por la calle...Menos mal que tengo a Ángel…, si no fuera por mi hijo mandaba todo a la mierda.

Se paró delante del escaparate de un bar y miró ansiosa los bocadillos. Echó cuentas y se metió la mano en el bolsillo del pantalón buscando el dinero...Seis euros-pensó- Sacó la calderilla y contó…”cinco euros... y cincuenta, setenta y treinta céntimos más… seis euros…, justos..., y entró.

………………………………………………….


Rosa quitó el cierre de seguridad y tiró con fuerza hacia arriba de la persiana de la puerta. Una vez dentro, organizó la caja y arregló las perchas con la ropa. Después se paseó por la tienda, orgullosa… A pesar de ser la dueña le gustaba llegar al trabajo antes que sus empleados.


-Buenos días, Rosa.
-Hola, María. Qué, ¿dispuesta a empezar la faena?
-Si, jefa.

La recién llegada pasó al vestidor y salió con el uniforme de dependienta.
-Rosa, ¿qué piensas hacer?
-¿De qué?
-De vender la tienda. La oferta es tentadora, ¿no?
-Si, pero no estoy decidida. Además, aún soy muy joven para retirarme. ¡No me estarás llamando vieja!, ¿eh?- y rió
-A los cuarenta y cinco nadie es viejo. Por eso precisamente, es el momento…, coges el dinero y te dedicas a no hacer nada, a… vivir de las rentas…
-No, María, no sabría estar mano sobre mano. El trabajo es cómodo y me gusta. Además le tengo cariño…, de momento no venderé. ¡Anda deja de soñar con que me vas a perder de vista y ve a atender a esos clientes!

Rosa paseó la vista por la tienda que empezaba a llenarse de gente. ¡Quien me lo iba a decir!-pensó- Yo, la dueña de esto..., con cuatro empleados- y se llevó la mano al colgante que llevaba, con una cadenita, al cuello. Estaba contenta. La tienda, un marido que la adoraba y que además llevaba las cuentas del negocio, y sus tres hijos... el mayor a punto de casarse. Además,-echó cuentas- de un piso y ese Ford modesto, pero nuevo, que estaba aparcado en la puerta.

-Oiga, ¿que precio tienen estos pantalones? –la pregunta del desconocido la sacó de sus pensamientos.
-Pues...,-cogió el pantalón y miró la etiqueta...- Aquí lo dice,... ciento veinticinco euros….

El desconocido, sin prestar mucha atención a la etiqueta que le enseñaban, la miró fijamente a los ojos mientras buscaba en el bolsillo de la cazadora…

-Justos, aquí tiene- y le tendió un billete de cien, otro de veinte y uno de cinco.

El hombre cogió la bolsa grande de papel, donde Rosa le había puesto el pantalón y después de mirarle otra vez a los ojos, se despidió.

-Adiós… ¿Rosa?
-Si, adiós señor, y muchas gracias por su compra- y no puedo evitar un estremecimiento.

Pasó las dos semanas siguientes intranquila y dándole vueltas a la cabeza. ¿Quién podía ser aquel cliente que había estado en la tienda?- Le había mirado a los ojos tan…. Así. No sabía por qué, pero estaba segura de conocerlo…. Esa forma de mirar….
Por eso cuando sonó el timbre de la puerta aquella mañana de domingo en que Rosa andaba en la tienda etiquetando ropa y poniéndola en las perchas para tenerla lista el lunes a primera hora, y se asomó por la cristalera del escaparate, para ver quien era, se sobresaltó.

-Un momento que ahora le abro… Es él-pensó.

El hombre hizo un gesto afirmativo con la cabeza y esperó.

-¿Qué quiere?,-le preguntó- hoy es domingo.
-Ya, ya lo sé..., sólo hablar con usted un momento.
-Pase, pase…

El hombre entró y la miró nuevamente a los ojos.

-¿Porqué Rosa...? A mi me gustaba más Soledad.

Rosa se llevó la mano a la boca para evitar una exclamación y, después, los ojos se le llenaron de lágrimas.

-¿Es usted?
-Si, el mismo.
-Cuántas veces, desde aquel día, he vuelto al semáforo con la esperanza de verle para darle las gracias, don… -y esperó a que le dijera su nombre.
-Juan.
-Muchas gracias, Juan.
-No hay de qué. Sólo he venido a ver como te iban las cosas, aunque…- y paseó la vista por la tienda- es evidente que bien.

Se sentaron y Rosa empezó a contarle como había sucedido todo

-Aquel día, en el semáforo, no presté mucha atención a lo que me diste, ni siquiera cuando entré al bar a comprar el bocadillo; pensé que era casualidad…-y Juan reía a carcajadas.
-¿Entonces?
-A los pocos días- continuó Rosa- iba por la calle, paseando con mi hijo, y al pararme delante del escaparate de una tienda de ropa vi unos pantalones para el…-Rosa apenas podía contener la emoción- No se me olvidará el precio…¡ dos mil quinientas pesetas de las de entonces! , pero yo sabía que solo llevaba mil pesetas. Era lo que había sacado el día anterior vendiendo pañuelos de papel…
-¿Y...?
-Metí la mano en el bolsillo, y cuando la saqué…-Rosa lloraba-…Allí estaban las dos mil quinientas.., ¡Ni una mas, ni una menos!
-Vaya sorpresa ¿no?
-Imagínate,… lo demás ya lo conoces…
-¿Y cuando trataste de comprar un coche último modelo?, ¿Te acuerdas…? Juan reía.
-Si, aquello fue una tontería.
-Así pasó…
-Si, se puso negra como el tizón. No se veía la cara del Rey, ni nada. Eso fue lo que me hizo pensar que todo lo que tratara de conseguir debía ser…
-Necesario,..-la interrumpió Juan- De todas maneras- se removió en la silla, mirando a su alrededor-¡No está nada mal! ¿Eh, Sole?
-Te estoy muy agradecida- y empezó a jugar con la cadenita-, si no hubiera sido por ti…
-Bueno, Sole, me marcho- y se levantó de la silla- Tengo cosillas que hacer..., un vendedor en paro… y con cinco hijos... ¡hay que echarle una mano!, es buena gente, como tú.

Cuando abrió la puerta de la calle para marcharse, Juan se volvió…

-Es bonito el nombre de la tienda…”Media moneda de Plata”...
-¿Quien eres en realidad, Juan?
-Llámame como quieras, Sole… ¿como te suena, “otra oportunidad”?
-Divinamente.

Rosa, a no ser porque la tienda estaba cerca de la esquina, hubiera jurado que Juan desapareció como por arte de magia. Ella se quedó mirando al cielo y en voz muy baja dijo…

-Seas quien seas… ¡Gracias, Juan!



©isidromartínezpalazón. Febrero 1996
http://www.isidromartinez.com/
Citar y responder
Responder

Herramientas
Estilo

Reglas del foro
Usted no puede comenzar discusiones
Usted no puede enviar respuestas
Usted no puede enviar archivos adjuntos
Usted no puede editar sus mensajes

el código BB está activado
Emotícones está activado
El código [IMG] está activado
El código HTML está activado

Ir a


Todas las horas son GMT -5. La hora es 06:18.


Foros México
Page generated in 0.12672 seconds with 11 queries